El Basset Hound es una raza de antiguo linaje

Basset Hound macho
La mayor parte de las razas caninas cuentan con todo tipo de anécdotas y leyendas alrededor de su origen e historia, y como no podía ser de otra forma, en el caso del Basset Hound a lo largo de su desarrollo como raza nos topamos con todo varios aspectos interesantes que intentaremos desglosar a lo largo del presente artículo.

Aunque la mención a perros de talla pequeña dedicadas al seguimiento de rastros de piezas de caza menor aparece en diversos documentos a lo largo de la historia, la raza tal y como la conocemos hoy en día tiene su origen en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX, de forma paralela al comienzo de las Exposiciones Caninas, tal y como las entendemos actualmente.

A pesar del origen inglés de la raza, las raíces del Basset Hound proceden realmente de Francia, país en el que desde hacía tiempo se conocía la existencia de las denominadas razas tipo Basset, que hacían referencia a perros de talla pequeña muy apropiados para acompañar a los cazadores de caza menor a pie, y que hoy en día cuenta con varios representantes como el Basset Fauve de Bretaña, Basset Artesiano Normando, Pettit Basset Griffon Vendeano, etc.

En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que se pueden observar a perros de talla baja con proporciones parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual, tan solo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas.

 

Varios siglos más tarde, en la época del Imperio Romano, se encuentra documentada la existencia de los llamados "Canis Sagaces", que se caracterizaban por poseer un fino olfato y que eran utilizados en cacerías para la búsqueda de rastros, si bien siendo realistas, es también bastante probable que las similitudes morfológicas de aquellos perros fueran más bien escasas con respecto al Basset Hound.

Más adelante, ya en plena edad media, el monje San Huberto, patrón de los cazadores, seleccionó un tipo de perro, conocido como Perro de San Huberto, que se caracterizaba por poseer un extraordinario olfato y que debido a sus notables cualidades tubo una extraordinaria distribución por todo el continente europeo, y que a la larga acabó originando tres categorías de Perro de San Huberto en función de su tamaño:


- Chiens d´Ordre: Correspondiente a perros de gran talla, con una altura de más de 50 cm. y de los que procederían Chien de Saint-Hubert, también conocido como Bloodhound


- Chiens Briquets: Perros de un tamaño intermedio, con una altura comprendida entre 38 y 50 cm, y que acabarían dando origen a razas como el Sabueso Español, Chien d Artois, el Ariégeois o el Briquet Griffon Vendéen.


- Chiens Bassets: Perros de talla pequeña, con una altura a la cruz inferior a 38 cm, y que se encuentra en el origen de todas las razas Basset de sabuesos: Petit Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand, Basset Bleu de Gascogne, o el mismo Basset Hound.

En ese sentido, la primera referencia histórica moderna documentada de la palabra Basset para un determinado tipo de perro la encontramos en un tratado título La Venerie, escrito por Jaques du Fouilloux y publicado en 1562.

A la vista de las referencias bibliográficas más antiguas, se puede concluir que las razas tipo Basset se desarrollaron fundamentalmente en Francia, de forma que existía una amplia variedad de estas adaptadas a las características del terreno sobre el que desarrollaban su actividad las diferentes razas tipo Basset que se diferenciaban fundamentalmente en su tamaño, color y tipo de pelo y que acabaron dando origen a razas como el Basset Fauve de Bretagne, el Basset Bleu de Gascogne, el Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand, o razas que hoy no existen como el Basset de Normandie o el Basset d´Artois.

Llegado este momento, merece la pena destacar la posible referencia a perros de características similares al Basset Hound en unos versos de Willian Shakesperare en su obra “El sueño de una noche de verano”, que reza lo siguiente:

Mis perros vienBasset Hounds de George R. Krehl (The Dogs of the British Islands)en de la raza de Esparta,con las mismas grandes quijadas, el mismo color arena;, y de sus cabezas cuelgan orejas que barren el rocío de la mañana.
De rodillas torcidas y un pellejo bajo el cuello como toros de Tesalia, lentos en la persecución, pero emparejados en la voz como campanas.

Sin embargo, a pesar de todo lo comentado hasta el momento, el origen del Basset Hound moderno, tal y como lo conocemos actualmente se remonta a tiempos más cercanos, concretamente a la segunda mitad del siglo XIX, momento en el cual en Inglaterra se realizaron cruces de perros Basset, a partir de ejemplares tipo Basset Artesiano Normando con bastante sustancia, largos y muy bajos, con ejemplares de Bloodhound, y que acabo originando una raza con elevada sustancia, una expresión característica, heredada en gran medida del Bloodhound y unas características únicas como perro de rastro.

De esta forma, y de acuerdo a los datos existentes, en 1866, Lord Galway adquiere una pareja de Basset Artesien-Normand al Conde de Tournon, y una camada de esta pareja es vendida a Lord Onslow que realizó cruces con razas inglesas, fundamentalmente Beagles y Bloodhounds.

La fecha verdaderamente significativa para la historia del Basset Hound es el año 1874,en el que Sir Everett Millais, decide acudir a una exposición celebrada en los Jardines de Aclimatación en Paris, en la que comienza su verdadero interés por los Basset franceses, mostrando especial atención por Model y Fino de Paris, importando ese mismo año a Model, mientras que Fino de París fue posteriormente importado por George Krehl, otro de lospersonajes importantes en el desarrollo de la raza.

Un año después, en 1875, Sir Everett Millais presenta a Model en la Exposición de Wolverhampton,a la que continuaron muchas otras más, lo que permitió la difusión de los Basset franceses en Inglaterra, y la incorporación de nuevos criadores, de tal forma que tan solo 11 años después se logró reunir a 120 ejemplares de Basset Hound en la exposición celebrada en 1886 en el Aquarium de Londres.

Desgraciadamente, en 1880, el impulso al Basset Hound proporcionado por Sir Everett Millais, se ve interrumpido, cuando este decide trasladarse a Australia y dejar a sus perros en Inglaterra. Casí al mismo tiempo, Lord Onslow decide abandonar la cría y deshacerse de sus Basset, algunos de los cuales son adquiridos por George Krehl junto algunos de los perros de Millais, a los que se sumarian un buen número de Basset procedentes de Francia entre los que se encontraba Fino de Paris, Jupiter y Pallas, que pasaron a la posteridad por aparecer en un grabado de la época ampliamente difundido.

En 1881 aparece un nuevo amante de los Basset franceses en la figura de Lous Clement que importa varios ejemplares desde Francia, entre los que cabe destacar a Ramée, Pasqueret y Hebe.

Hasta ese momento, la mayor parte de Basset franceses procedían de la línea criada por el Conde de le Couteulx de Canteleu, lo que estaba creando una importante consanguinidad en los cruces, por lo que en 1882, Georger Krehl decide importar dos hembras de Basset de la línea de Louis Lane de nombre Blanchette y Oriflamme, cuyo cruce con los perros de las líneas del Conde de le Couteulx de Canteleu tuvosu importancia en el trabajo de los criadores pioneros dedicados al Basset Hound.

En 1884 Sir Everett Millais regresa de Australia y ese mismo año promueve la creación del Basset Hound Club junto a todos los protagonistas que hemos ido enumerando anteriormente, Lord Onslow, el conde le Couteulx de Canteleu, Lord Galway y George Krehl, a los que pronto se sumaron otros entusiastas amantes de la raza, entre los que se encontraba ni más ni menos que su alteza real la princesa Alexandra, que posteriormente accedería al trono de Inglaterra junto en calidad de consorte de Eduardo VII.

Desgraciadamente el abuso de cruces consanguíneos empezó a pasar factura a la raza y se comenzó a observar perdida de sustancia, infertilidad e incluso problemas de comportamiento, por lo que en 1892, Everett Millais decide cruzar a su Basset Hound Nicholas con una hembra de Bloodhound de nombre Inoculation mediante inseminación artificial que acabó proporcionando 7 ejemplares y de los cuales se conoce el nombre de tres de ellos: Ada, Rickey y Cromwell.

Posteriormente cruzó a Rickey con el macho de Basset Hound Ch. Forester, de la que nacieron varios cachorros con la coloración típica del Bloodhound, para después cruzar a una hembra de esta camada (Dulcie) con un macho hijo de Ch. Forester y Ch. Psyche II, de la que nacieron seis cachorros (cuatro tricolores, uno bicolor y uno negro y fuego), todos ellos con una gran sustancia, y que en cierta medida se consideran el punto de partida del Basset Hound como una nueva raza, al poseer ya todos los rasgos característicos que podemos ver en los Basset Hound actuales.

L definición de la raza como tal aparece por primera vez en 1882, donde George Krehl redacta una descripción de la raza en la publicación “The dogs of the British Islands”, editado por John Henry Walsh que pocos años más tarde servirá como base para el primer estándar de la raza, que mantuvo su validez durante más de sesenta años en algunos aspectos como las características de la cabeza y su piel suelta, y en el que paradójicamente tan solo se incluye a la capa tricolor como válida.

A esta descripción realizada por George Krehl se le suma otra realizada por Everett Millais, en la que si cerramos los ojos, podremos ver que el Basset Hound tal y como lo imaginó Millais, en gran medida conserva la mayor parte de características hoy en día:

  • El Basset Hound, por su tamaño, tiene más hueso, quizás, que cualquier otra raza canina similar".
  • El craneo debe ser puntiagudo como el del Bloodhound, con la misma dignidad y expresión, la nariz negra (aunque algunos de mi propiedad tienen la nariz sin pigmentar), y bien abierta. Para eltamaño del sabueso yo pienso que los dientes son extremadamente pequeños. Sin embargo, como el Basset Hound no está destinado a destruir vida, esta es probablemente la razón.
  • Las orejas deben colgar como en el Bloodhound, y son como el más suave terciopelo.
  • Los ojos son marrones oscuros, y rebosan afecto e inteligencia. Son bastante hundidos y muestran considerablemente la conjuntiva. Un Basset Hound es un sabueso incapaz de tener una mirada aviesa.
  • El cuello es largo, pero de gran fuerza; y en el Basset de patas torcidas los belfos se extienden casi hasta el pecho. El pecho es más amplio que incluso ne el Bulldog, y en el Basset de patas retorcidas no levanta más de dos pulgadas delsuelo. En el caso de los Basset de patas mediotorcidas y de patas rectas, siendo generalmente más ligeros, su pecho por su puesto no llega tan bajo.
  • Los hombros son poderosos, y finalizan en el pie torcido del Basset Hound, que aparece como una masa de articulaciones. La espalda y las costillas son fuertes y de gran longitud.
  • La cola es llevada alegremente, como en todos los sabuesos en general, y cuando el Basset Hound está en plena esencia del rastro esta porción de su cuerpo se vuelve extremadamente animada, y me dice, y mis propios perros, cuando ellos han localizado un rastro fresco o un rastro frio, a yo incluso puedo saber en que momento el Basset Hound comenzará a latir.
  • Los cuartos traseros son muy fuertes y musculosos, y los músculos permanecen rigidos hasta el corvejón.
  • La piel es suave en los perros de pelo liso, y al igual que la de cualquier otro perro, pero en la variedad de pelo duro es como la de los Otterhound.
  • El color, por supuesto, es una cuestión superflua, aunque yo prefiero infinitamente las capas tricolores, con una cabeza de color fuero y un cuerpo blanco y negro.

A modo de anécdota, en 1897, el Basset Hound se convierte en protagonista de la demostración empírica de la famosa “Ley de la Herencia Ancestral” de Galton, puesto que este utilizó los registros de Sir Everett Millais de las diferentes camadas de Basset Hound criadas por el mismo, en las que entre otros datos mantenía registro del color de capa de los ejemplares, datos que fueron utilizados para refrendar la validez de la ley formulada por Galton, y que aunque hoy en día sabemos que no es del todo cierta, supuso uno de los pilares para el desarrollo de la genética.

La Primera Guerra Mundial condujo a la desaparición del Basset Hound Club y de forma paralela supuso un descenso en el número de ejemplares, mientras que la Segunda Guerra Mundial logro reducir aún más la cría de esta raza.

Sin embargo, en 1954 se crea un nuevo Basset Hound Club, que supuso un nuevo impulso para la raza, al pasar de 12 inscripciones registradas en el Kennel Club en 1950 a 1.687 inscripciones en 1965, gracias al abnegado trabajo de todos los miembros del Basset Hound Club, al que debemos en gran medida que hoy en día podamos continuar disfrutando de una raza de características tan especiales como el Basset Hound.

En España, no comienzan a verse ejemplares de Basset Hound hasta la década de los 70 con la importación de algunos ejemplares de Inglaterra, y a finales de esa década y comienzos de los 80 comienzan a aparecer los primeros criadores nacionales dedicados a la raza, destacando especialmente D. Andrés del Rio y D. Ángel Iglesias del afijo "Los Madroñales".

La década de los 90 se convierte en la edad dorada del Basset Hound en España, puesto que aparecen un buen número de criadores, que constituyen el germen de la creación del Club Español del Basset Hound en 1995, además de que se importan un buen número de ejemplares de gran calidad y diferentes procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España, y que a día de hoy continúan constituyendo la columna vertebral de los programas de cría seguidos por los principales criadores españoles.

Bibliografía
Dalziel, H. (. (1897). British dogs: their varieties, history, characteristics, breeding, management and exhibition. Londres: The Bazaar.
Drury, W. (1904). British dogs: their points, selection and show preparation (3ª edición). Londres: The Bazaar.
Frederiksen, R. (n.d.). The Basset Hound: A world history. Litchfield: Basset Hound Club of America.
Gómez-Toldrá, S. (n.d.). El nuevo libro del Basset Hound. Barcelona: Tikal.
Ibsen, H. L. (1916). Tricolor inheritance. II The Basset Hound. Genetics , 1, 367-376.
Land, B. (2006). The Basset Hound. Neptune City: THF Publications, Inc.
Leighton, R. (1907). The new book of the dog: a comprehensive natural history of British dogs and their foreign relatives, with chapter on law, breeding, kennel management and veterinary treatment. Londres: Cassel and company.
Stables, G. (1890). Our friend the dog, a complete practical guide (5ª edición). Londres: Dean and Son.
Urban, J. (2002). Basset Hounds. Neptune City: TFH Publications.
Walsh, J. (1882). Dogs of the British Islands. Londres: Horace Cox ("The Field").

Este artículo fue publicado en la revista de la RSCE "El Perro en España", que se puede consultar tal y como fue publicado en el link que adjuntamos